Passer au contenu principal

Palacio y palais

Quando se considera la historia de la palabra palacio, todo indica que el término en francés conservó más que en italiano el sentido inicial. En efecto PALACIO, en primer lugar paleis (1050), es resultante del latín palatium que designa propiamente el monte Palatino, una de las siete colinas de Roma. Por metonimia, la palabra se aplicó a la residencia imperial de Augusto, construida sobre el Palatino, y, a partir de entonces, a todos los palacios imperiales, incluidos los que se situaban fuera de Roma, y un poquito mas tarde a los palacios de los gobernadores.

Asi no los presenta Jean Nicot en su Thresor de la langue française[ sic ] tant ancienne que moderne (Paris, Dav. Douceur, 1606), y despès de el, el Dictionnaire universel de Antoine Furetière y muchos mas.

« Palais, m. ac. Est proprement (comme dit l'Empereur Constantin en la loy unique Depalatiis et domibus dominicis, au 12. l. du Code) l'hostel Royal, ou Imperial, Domus Regia Augustana. L'origine du mot vient d'un des principaux monts de la ville de Rome, dit Palatium, auquel estant posée la premiere situation de ladicte ville: Romulus premier Roy d'icelle, establit son auberge Royal, où depuis habiterent grande partie de ses successeurs Roys. Finalement fut en ce mont establi le siege de l'Empire, & l'hostel Imperial; Si que depuis Auguste tous les Empereurs Romains y habiterent. Et à cause de ce est venu l'usage, que toute maison de Roy estoit anciennement appelée palais. »

Pero el autor sigue indicando que a diferencia de Francia, el término se populariza en Italia y España.

«L'Italien & l'Espagnol retiennent cet usage encore; mais ils communiquent aussi ce mot à toutes grandes maisons d'edifice somptueux, ores qu'elles soient à seigneurs particuliers, inférieurs à Monarques, & autres seigneurs souverains : ce que le François ne fait pas.»

Sin embargo el sentido italiano de la palabra no es completamente ausente de la lengua francesa, puesto que en el siglo XVII la palabra palacio, por imitación, se aplica a la residencia de un Ministro: Richelieu hace construir el Palais-Cardinal que se convierte en el Palacio Real cuando Ana de Austria se instala. Quizá es necesario poner en relación esta evolución del término con el la designacion de las residencias reales por la palabra castillo, en particular, a partir de la adaptación por Charles V (de Francia) del hotel Santo-Pol en castillo del Louvre, y con este motivo del abandono a los magistrados del palacio situado en la Ciudad donde hasta entonces los reyes tenian sus aulas de justicia.

Permanece no obstante que en Francia, como lo toma en cuenta el Diccionario histórico de la lengua francesa, las extensiones de sentido de la palabra conservan el carácter solemne que se dedica al soberano, o designan edificios donde se ejerce efectivamente un poder (tribunal de justicia), o confieren este carácter a grandes edificios de exposición (Grand Palais y Petit Palais en París, 1897-1900) o instituciones (palacio de la OTAN, de la UNESCO) o de distintas manifestaciones (palacio de Deportes, palacio de Congresos).